Definición de una industria y las fuerzas de la competitividad

2 minute read

Camiones desde el aire

Estoy leyendo un libro llamado HBR Essentials On Strategy, en el cuál se explican las bases de una buena estrategia empresarial.

Voy a penas en el segundo artículo, y tal vez sea por el desconocimiento del tema, pero he aprendido muchísimo. Los dos primeros artículos son de Michael E. Porter, jamás había escuchado de él antes, pero parece un gurú en el campo de estrategia empresarial.

Lo que aprendí hoy es que se puede definir la industria o el mercado en el que te desempeñas o quieres que tu empresa/negocio actúe basándote en lo qué el llama las “cinco fuerzas que dan forma a la estrategia”. Las fuerzas son (no precisamente en el orden que él las pone):

  1. La amenaza de entrada de nuevos compretidores a la industria
  2. La capacidad de negociación de los clientes
  3. El poder de los proveedores
  4. Los potenciales substitutos de tu negocio/producto
  5. La intensidad y naturaleza de la competitividad entre los participantes en esa industria

Es muy interesante el análisis de que hace de estos factores que le dan estructura a una industria, que defienen qué tan atractiva es para que entrar en ella y los márgenes de ganancia.

Pero lo que quiero compartir hoy tiene que ver con que estas cinco fuerzas también pueden ser usadas para deifnir una industria.

El ejemplo que se pone en el artículo:

¿Son la misma industria la venta de aceite para carros y la venta de aceite para camiones pesados o motores industriales?

Parecería que a al ser el mismo producto casi y que su producción es muy parecida así es. Pero un análisis detallado de las cinco fuerzas muestra que no:

  1. Los clientes del aceite de carro son individuales con poder adquisitivo variable y no sofisticados, que lo que quieren generalmente es reemplazar el aceite de su carro. Mientras que los clientes de aceite para camiones pesados o motores indutriales lo consumen en mucho mayor cantidad y les importa más la calidad del producto.

  2. La forma en que se distribuye cada uno es diferente: el aceite para carros se distirbuye en pequeñas cantidades y envases pequeños. Con el aceite para camionetas pesadas no es así.

  3. La publicidad en el aceite para carros va directamente al usurio final, mientras que en el aceite para camiones hay que tratar con distribuidores.

Con estos pequeños puntos podemos ver que no se trata de la misma industria aunque el producto se parezca mucho. Si estás intentando hacer una empresa o iniciar un negocio, deberías hacerte esta pregunta:

¿En qué industria quiero competir?

En fin, estoy aprendiendo bastante de este libro en muy poco espacio. Aunque sea capaz de leer una página cada diez minutos.

Updated:

Comments